Soy hombre ¿Cómo apoyo el #8M y #9M?

Frente a la conmoción social que ha provocado la reciente convocatoria de parte de colectivos de mujeres a nivel internacional, y en particular en México, a marchar y manifestarse el próximo 8 de marzo en las calles en contra de la violencia machista que viven en nuestra sociedad, así como a un paro total de actividades para el día 9 de marzo he decidido escribir una lista breve de recomendaciones para hombres sobre lo que podemos hacer desde lo individual para apoyar estos movimientos. Con la finalidad de que los hombres podamos asumir nuestra responsabilidad sobre la violencia machista que ejercemos, y que podamos atenderla desde espacios públicos y privados como hombres sin invadir los espacios que las mujeres han tomado para su reclamo y su lucha.

  1. No salgas a manifestarte con ellas el 8 de marzo .
    Estas luchas y reclamos son de ellas y son espacios que ellas han tomado para visibilizar la necesidad de atención a su causa. Por mucho que quieras apoyar, los efectos serán contraproducentes. Muchas de las mujeres que salen a manifestarse contra a la violencia que viven y en muchas ocasiones por los abusos que han sufrido, pueden ser sobrevivientes de violencia ejercida por hombres, y esto provoca que sientan temor de hombres desconocidos. Aún y si eres el hombre más bueno del mundo, ellas no tienen forma de saberlo y tu presencia puede ser detonante de sentimientos de miedo, aversión y hostilidad hacia ti. Evítate ser corrido o de ser agredido, respeta sus espacios.

    Si se llega a dar la situación en que desees asistir para reclamar como parte de un grupo de hombres que se manifiesta por la pérdida de mujeres amadas (hijas, madres, novias, esposas, etc.), procura ubicarte hasta el final de la marcha y llevar pancartas o distintivos que expliquen tu presencia en la marcha, y de agruparte con un colectivo mixto de personas que asistan con ese motivo. No te cubras el rostro ni lleves objetos que pudieran ser utilizados como armas.
  2. No pares tus actividades el 9 de marzo.
    El paro del 9 de marzo tiene la finalidad de ejercer presión sobre sociedad y gobierno al visibilizar la importancia del rol de la mujer en la sociedad mexicana y de los efectos de su ausencia en ella. También será importante para visibilizar la feminización de profesiones al darnos cuenta de cuántas profesiones y trabajos vitales para la vida diaria de México son realizadas por mujeres y en qué proporciones, así como las consecuencias de esto. Si como hombre, detienes tus actividades, estarás afectando los efectos del paro de mujeres y no será posible identificar cuáles de esos efectos son por falta de actividades de mujeres y cuáles por falta de actividades de hombres que también paren ese día. Las secretarías de educación de varios estados de la República han anunciado que ese día lo tomarán como asueto, lo cual es contraproducente en este sentido, pues resultado de estas decisiones, no podremos saber la magnitud del efecto de su ausencia en los centros escolares de esas entidades. Es importante que durante el 9 de marzo lleves a cabo tus actividades laborales normales y vivas el día como si fuera uno más para ti. Y si en verdad quieres apoyar ese día:
  3. Apoya el 9 de marzo supliendo y cubriendo las actividades de tus compañeras de trabajo y de las mujeres en tu hogar.
    Entre los hombres que asistirán contigo a tu lugar de trabajo, acuerden la división del trabajo pendiente para ese día. Es cierto que no se podrá cubrir la demanda total de su trabajo, pero puedes hacerle más ligera la carga a tus compañeras, que, aunque reciban la «solidaridad y apoyo» de muchas empresas que han aprovechado esto para hacerse publicidad, en muchos casos al día siguiente tendrán más trabajo si se les ha acumulado un día de labores, y las responsabilizarán a ellas de terminarlo, ayuda con eso si es que en verdad quieres apoyarlas.
    Sobre las labores en el hogar, no me refiero solamente a que «hagas tu parte», me refiero a que ella no haga nada. Me refiero a que procures de encargarte de todas las tareas de casa ese día para que ella no las haga, recuerda que el trabajo no remunerado en el hogar, es en su mayoría realizado por mujeres y que es parte importante del trabajo que nos sostiene como sociedad «funcional». Puedes dejar la casa aseada en su totalidad desde un día antes y preparar comidas para ese día, de modo que tus tareas ese día sean pocas y puedas hacerte cargo de ellas, aunado a la suplencia de labores en tu trabajo de tus compañeras, y que no lo sientas como algo abrumador (aunque eso lo hacen muchas de ellas todos los días, tal vez sentirte abrumado te ayude a entenderlas mejor).
  4. Hazte cargo de hijas e hijos durante ese día.
    Si tienes hijos, hijas, o eres tío o tienes amigas con niños y que desees apoyarlas, procura ofrecerte de niñero y hazte cargo de esas personitas ese día. Y si esto te resulta muy complicado y no sabes cómo partirte en dos para atender a las criaturas y al mismo tiempo, tal vez te ayude a entender la realidad diaria para muchas de ellas y a empatizar con ellas.
  5. Si tienes una pareja mujer, ayúdale en lo que requeira para que ella pueda asistir a la marcha y parar.
    Propón hacerte cargo de los pendientes que ella tenga para esos días, de manera que liberes más de su tiempo el día de la marcha para que pueda asistir a manifestarse, y el día del paro para que lo dedique a ello.
  6. Sostén una charla con otros hombres sobre nuestra responsabilidad en la violencia que viven ellas.
    Aprovecha para discutir con tus amigos, familiares, colegas o compañeros hombres sobre lo que nosotros hacemos para contribuir al sistema de violencia machista que ellas sufren y sobre qué podemos hacer para erradicarla. Reten sus paradigmas machistas y piensen en soluciones fuera de un sistema patriarcal tóxico de violencia. Proponer «protegerlas» violentando a hombres agresores no es una manera de atacar al sistema, recuerda que eso es lo que tenemos que transformar, no simplemente nuestra actitud hacia ellas.
  7. Ayuda a difundir información sobre estas manifestaciones y difunde ésta lista.
    Es importante que ellas estén bien informadas sobre su decisión de participar o no de éstas manifestaciones, y que cuenten con el conocimiento para tomar las previsiones necesarias para ambos, así que difunde información que consideres importante sobre la marcha y el paro con las mujeres entre tus contactos. Difunde por favor también ésta lista entre tus contactos hombres para que puedan tener una mejor idea de cómo apoyar desde nuestros espacios.
  8. Utiliza ese día para exigir políticas públicas y políticas institucionales de equidad.
    Usa ese día para manifestar públicamente tu exigencia de que a ellas les paguen lo mismo que a nosotros por el mismo trabajo, que tengan las mismas posibilidades de contratación y ascenso, que existan licencias de paternidad para poder compartir con ellas la responsabilidad de las tareas del hogar y la crianza durante las primeras semanas de paternidad; exigir que se frene el acoso en las organizaciones a las que pertenecemos, que tengan derechos para decidir sobre su salud reproductiva, y en general todas las medidas que ayuden a avanzar un ambiente general de equidad para ellas.

Estas medidas son algo de lo que podemos hacer ese día para contribuir a la causa, pero lo verdaderamente importante es que no lo consideres un esfuerzo de un día y vuelvas a tus prácticas anteriores, sino que entiendas que es a través de tu apoyo diario que podemos construir una sociedad más equitativa. Todos los días puedes frenar chistes machistas, acoso, violencias, etc., de tus compañeros y amigos hombres, todos los días puedes apoyar a las muejeres en sus exigencias de equidad y freno a las violencias machistas, todos los días puedes traicionar al patriarcado un poco más y transformar tus comportamientos machistas en actitudes igualitarias, todos los días puedes usar tu voz para exigir de la organización donde trabajas, y de instituciones públicas y privadas, políticas de equidad que atiendan las demandas puntuales de las mujeres. Todos los días puedes condenar la violencia que ejercemos sobre ellas, asumir tu responsabilidad en este escenario, y ayudar a concienciar a más hombres en la necesidad de reeducarnos para la no violencia.
Y recuerda que es importante ser un aliado, pero es mucho más importante ser un traidor al patriarcado y contribuir a derrumbar este sistema social de desigualdad.

Espero que esta serie de recomendaciones te sea útil, que la difundas entre tus compañeros, y que añadas lo que creas que fue omitido de mi parte.

Josué Lavandeira – josue_lavandeira@alumni.harvard.edu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *